ESPIRITUALIDAD DE LA CONGREGACIÓN

A través de congresos, reuniones y actividades fomentaremos la unidad familiar, espiritual y material de todos los miembros activos o administrativos que buscan crecer en todas las dimensiones fundamentales del ser humano, para ser recíprocos con el mundo y la sociedad. (Cfr. Hch. 20, 35).

Formación continua espiritual, la teología vivencial o carismática se observará con especial cuidado, tendremos nuestro propio modelo teológico fusionando la teología y filosofía clásicas, ya que todo miembro que integra la Congregación sea directivo o activo, debe sentir la necesidad de formarse para dar razones de la fe y las vivencias dentro y fuera de la Institución; el Seminario contará con recursos multimedia, será virtual y presencial con énfasis en espiritualidad, trabajando constantemente las dimensiones personal, espiritual y social.

Durante algunos años dependiendo de los estudios previamente realizados o de la necesidad particular de estudios de formación sean miembros activos, miembro directivos religiosos o sacerdotes; los laicos que culminaran sus estudios y al finalizar o durante el proceso si lo desean pueden recibir órdenes eclesiales como son el diaconado, presbiterado o el episcopado. Para llegar a las órdenes sagradas el candidato presentará un excelente testimonio de vida, trabajo social y trabajo ministerial y seguir el proceso a cabalidad.

PERFIL DEL ASPIRANTE

Debe ser una persona comprometida con el proceso tanto personal,
espiritual y social que implica ser parte de la Congregación; conocer y aceptar
y amar los objetivos para los cuales se ha creado la Congregación

REFLEXIÓN FINAL

Es nuestro deber unificar, convocar, clarificar y orientar para que seamos Cristianos adultos en la fe y en nuestros criterios.

Es paradójico, Católico quiere decir “UNIVERSAL”, y ello implicaría conjuntar, asociar, unir, convocar, pero lo que percibimos en muchos casos es todo lo contrario: difamar, criticar, excluir, rechazar, señalar, hablar mal de una u otra de las Iglesias, creamos división, rencores, barreras a las creencias de los fieles. (Un tema para reflexionarlo más a fondo)

 

Es tu deber como “Discípulo” preguntar, investigar, clarificarte y también tener tu criterio personal adulto. No podemos seguir en la dinámica de: “es que me dijeron”, “es que me contaron”, “yo no sé qué pensar”, “qué hago”, “¿eso si está bien?”, “¿Usted que dice, Padre?”.

 

¿Qué vas a responder luego?

 Es que el Padre, el pastor, el catequista, la hermana tal me dijo…, es que fulanito no me dejó, es que sutanito me asustó, es que me sentí culpable, no quise saber de eso… etc. Pídele al Espíritu Santo que manifieste sobre tu vida sus Dones, así como los Apóstoles en Pentecostés, al recibirlo y reconocerse como Templos Vivos del Espíritu Santo, recibieron la Sabiduría, la Claridad, el Conocimiento, el Discernimiento, la Certeza, la Seguridad y demás Dones, que son incontables e Infinitos. Y salieron del lugar en que se ocultaban por miedo, fueron a predicar, a servir, a sanar a liberar, a curar.

ORACIÓN DE BENDICIÓN

El Santo Espíritu conceda muchos más dones sobre todos nosotros, manifieste siempre su Sabiduría Eterna y cada paso en el Sendero Espiritual sea oportuno, cada encuentro suceda en acogida, benevolencia y generosidad, cada elección y decisión sean perfectas y cada acción que emprendamos sea eficaz, que estemos siempre al servicio de la reconciliación.

El Buen Padre Eterno del Universo manifieste en cada uno de nosotros la Abundancia del Amor Universal, su Armonía y sean prósperos los infinitos dones del Espíritu hoy y por siempre.

¡Un abrazo fraterno e Infinitas Bendiciones!

Autor

Angel Antonio Carreño Suárez

Sacerdote Misionero · Psicoterapeuta

angelcarreno.saint@gmail.com

WhatsApp +57 315·3898409