Misión 

Llevar el amor de Dios en forma activa y real, práctica y testimonial y en obras a la humanidad, siendo guía inclusiva, colectiva y masiva; respetando la libertad de cada individuo y su personalidad,  articulados en un mismo fin, dando las herramientas y dirigiendo la organización para poder llevar a cabo los objetivos. La colegialidad entre los obispos que unidos a los sacerdotes y diáconos y de forma especial, teniendo un papel y misión definitivos los laicos como motor de construcción de toda comunidad, iglesia o movimiento y de la sociedad, sintiendo el ardiente llamado de Dios al servicio de todo hombre y mujer necesitado, contando con una plataforma que es la Congregación, que en todo tiempo debe proporcionar el éxito de los logros personales y colectivos; de tal manera cumplimos con el imperativo de Cristo al decir: “Id también vosotros a mi viña”(Mt. 20, 3-4).

Visión

Integrar a la persona trabajando y desarrollando en tres aéreas fundamentales, espiritual, personal y social; siendo un concepto nuevo y revolucionario, visionario en la Congregación; más humana, articulada y proactiva, sabiendo que todos nos sentimos y somos hermanos, colaborándonos unos a otros en una verdadera fraternidad, donde cada uno es el soporte del otro y que se dé en hechos reales la verdadera caridad y amor cristiano; el amor materializado en servicio espiritual, social y personal, donde todos puedan ejercer el liderazgo según sus dones y carismas, poder cristalizar proyectos en diferentes áreas sin distinciones o prebendas entre clérigos o laicos con un compromiso serio y trasparente con Dios. (Cfr. 1° de Cor. 12 8-11).