La IGLESIA CONGREGACIÓN SACERDOTAL INTERNACIONAL, es una entidad de naturaleza eclesial de derecho privado que sigue las enseñanzas de las Sagradas Escrituras; Además; a) Promover el desarrollo de la fe universal. b) Lograr una renovación moral de la vida cristiana de los fieles. c) Adaptar la disciplina espiritual a las necesidades y métodos de nuestro tiempo. d) Lograr la mejor interrelación con las demás religiones; atendiendo las recomendaciones de la primigenia tradición bíblica teniendo en cuenta las exigencias legales para las organizaciones religiosas en Colombia, así, nos acogemos a los Artículos 19 y 38 del Título II, de la Carta Magna Colombiana y a las leyes estatutarias 133 del 23 de mayo de 1994 y 1482 del 30 de noviembre de 2011, como a lo que respecta al Decreto 782 del 12 de mayo de 1995; todo lo que subrayamos es en acatamiento de los consejos bíblicos de: “Sométase toda persona a las autoridades superiores; porque no hay autoridad sino parte de Dios, y las que hay, por Dios han sido establecidas. De modo que quien se opone a la autoridad, a lo establecido por Dios resiste; y los que resisten, acarrean condenación para sí mismos. Porque los magistrados no están para infundir temor al que hace el bien, sino al malo. ¿Quieres, pues, no temer la autoridad? Haz lo bueno, y tendrás alabanza de ella; porque es servidor de Dios para tu bien. Pero si haces lo malo, teme; porque no en vano lleva la espada, pues es servidor de Dios, vengador para castigar al que hace lo malo. Por lo cual es necesario estarle sujetos, no solamente por razón del castigo, sino también por causa de la conciencia. “Pues por esto pagáis también los tributos, porque son servidores de Dios que atienden continuamente a esto mismo. Pagad a todos lo que debéis: al que tributo, tributo; al que impuesto, impuesto; al que respeto, respeto; al que honra, honra”. Romanos 13, 1-7. “Por causa del Señor someteos a toda institución humana, ya sea al rey, como a superior, ya a los gobernadores, como por él enviados para castigo de los malhechores y alabanza de los que hacen bien” 1 Pedro 2, 13-14. El Estado tiene sus exigencias legítimas y así lo comprendemos según estos dictados a los que se agrega: “pero hacedlo todo decentemente y con orden” 1 Corintios 14,40.

Personería Jurídica 0985 del 15 de septiembre de 20124